La sandunguería

Según la RAE:
Sandunga

De or. inc.

 f. coloq. Gracia, donaire, salero.
 f. Chile, Col. y P. Rico. parranda (II Juerga bulliciosa).

Siento decir que, si me pongo a hacer memoria, la primera vez que escuché la palabra sandunguería (o similares) fue en una canción de Thalía. “Soy la hembra sandunguera”, dice. Es una pena, pero es así. La canción me parece horrible, de hecho, una ristra de tópicos de la mujer latina que, supongo, nada tiene que ver con la realidad. En cualquier caso, desde entonces llevo pensando en la sandunga y sus quehaceres.

La sandunguería sería la fábrica de la sandunga. No sé ni cómo imaginarlo. En cualquier caso, sí que tengo una percepción andaluza de las personas sandungueras. Por ponerlo sencillo, el sandunguero es el tipo que se pide el primer cubata en las bodas. Cuando a todo el mundo le da vergüenza ir a la barra, al sandunguero le da lo mismo. Va hacia el camarero y pide como si todo aquello lo fuera a pagar otro. Ese tipo de gente siempre me ha resultado tremendamente atractiva (literariamente hablando), pues no necesariamente son la gente más alegre, también pueden ser los que más necesidad tengan de pasarlo bien.

Ya era hora de que alguien les hiciera una serie de relatos.

IMG-20170730-WA0018.jpg