¿Qué quieres que te diga, Rafa? Creo Jesús de Nazaret fue un gran filósofo y le dio por decir que era Dios para cambiar el mundo. Es decir, el tipo tiene razón y lo sabe. Y va diciendo, hey, escuchadme, hay que amar a los demás, no importa el qué suceda ni a dónde os vayáis. Pase lo que pase, el camino es el amor y no otra cosa. Y el tío tenía razón. Si tú tuvieras por seguro que tienes razón, ¿tú no lo harías? ¿eh? ¿Tú no dirías “hey, escuchad, soy el hijo de Dios”? Vamos, no me jodas. Yo sí, yo sí lo diría, si no todo el rollo del amor no se lo cree nadie. El problema no es que yo tuviera por seguro que tengo razón o que no la tengo, ese nunca es el problema. El problema de verdad, el tema gordo, es que para decir eso hay que saber quién es uno. Y ahí es donde se va al carajo todo. El mérito de Jesús de Nazaret yo lo veo en que el tipo sabía quién era. Ni le he visto nunca ni lo veré, pero fijo que el tipo te miraba a la cara y decía: Eh, escucha, ama y sé feliz. Y ahí estaba el truco. Y sabe quién es de tal forma que se planta delante de un grupo de gente que lo va a matar, pero el tipo sabe que hay una idea que está clara y que no puede renunciar, el tipo sabe que esa idea cambia el mundo y la lleva a rajatabla porque sabe quién es y sabe que tiene razón. Y le dicen: tú vas diciendo que eres el hijo de Dios. Y el tipo dice que sí. Y sabe de sobra que le van a trincar pero bien, sabía que lo iban a matar y sabía que le iban a torturar. El tipo lo sabía todo. Y uno de sus amigos le iba a traicionar y él lo sabía también y coge y lo dice, y lo dice porque sabe que es necesario, que si no, no se consigue el propósito. Y zasca, efectivamente. Y se va tranquilo. Y cuando finalmente muere, la última: Perdónalos, padre, porque no saben lo que hacen. ¡Estaban haciendo un ídolo y el único que se estaba dando cuenta era el muerto! No, no de que lo estaban matando, no seas, me refiero a que era el único que sabía a quién estaban matando. El resto estaba viendo aquello como si fuese un espectáculo.

Y cuando finalmente se muere en un último acto de amor, que es el pedir a Dios que perdone al personal, entonces, es cuando los allí presentes empiezan a dudar. ¿Es Dios? ¿Y si éste tenía razón?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s