Cecilio I fue el pequeño de sus hijos, a la postre, también el más bajito. Tenía apenas 18 años cuando su abuelo le dijo que iba a ir a gobernar Marsetilia. El Rey de Marsetilia fue un hombre absurdo de existencia, que apenas podía andar. No pudieron hacerle un retrato ecuestre porque no se aguantaba en el caballo. Se murió babeando, agotado desde su misma génesis y, por supuesto, sin descendencia. Ambas familias, la de Cecilio I y la del Rey de Marsetilia, estaban emparentadas. Lo que sí que dejaba el Rey de Marsetilia era un país más pequeño que grande, en plena crisis de legitimidad internacional, perdiendo todos los días una colonia.

Cuando llegó a Marsetilia, la mitad del país no le aceptó por ser el pequeño de otra monarquía. “Viene aquí porque no pudo gobernar allí”, aquello estuvo escrito en las paredes de la ciudad durante muchísimo tiempo, por todas partes. “No somos el segundo plato de un Rey enano”. El nuevo Rey vio por primera vez aquellas pinturas cuando iba camino de su nuevo Palacio. Una vez lo vio: más que palacio, casucha. Un lugar minúsculo y sin gracia indigno de alguien que se hiciera llamar Rey. Apenas dos jardines, tres cuadros, ninguno de ningún pintor famoso. Un patio que parecía arabesco, las caballerizas sin posibilidad de ser usadas (¡dónde iba a ir a montar en aquella ridiculez de finca!).

Para colmo, a los cinco días de llegar a su nuevo palacio, la mitad del país se le rebela. Prefieren que gobierne un rey alemán. Lo había visto en cuadros, se lo ofrecieron en casamiento a su hermana. Era un bigardo terrible, rubio, de ojos azules y barba recia. Empezó, así, una Guerra Civil. Reunió a generales, consejeros y ministros de toda Marsetilia, pidió consejo e ideó una gran estratagema. Precisamente por pequeño, ideó una forma de ataque basada en los romanos que, ya en el campo de batalla, resultó infalible. La guerra de sucesión apenas duró dos meses.

Hubo una gran impresión en las calles, pero no hubo grandes desfiles militares. El Rey, pequeño como un querubín, había batallado como cualquier otro soldado en defensa del que era su reino. Cuando, después de la última batalla y la firma del acuerdo de paz, se abrieron las puertas de la ciudad de Marsetilia para bienvenir de nuevo al Rey y a su ejército, los marsetilianos vieron entrar a un hombre de mirada recia y frente altísima a lomos de un caballo marrón. Tan sólo se escuchaba el silencio que precede a la admiración y el paso de los caballos andando.

Era 1734, la noche que Cecilio I llegó de ganar su primera guerra se quemó aquella casucha. Nunca se supo cómo. A los tres días, Cecilio I reunió a los principales arquitectos y dijo cómo quería que fuera su nuevo palacio.

El 22 de febrero de 2018 fue el primer día de Cecilia Ramírez como guía turística en la Ciudad de Marsetilia. Ya se había estudiado las rutas y los guiones, lo tenía todo en su sitio. Era un día soleado, pero con un viento que bajaba considerablemente la sensación térmica. A la hora de empezar el primer tour, había 4 turistas esperando, todos del mismo país, mejor, así no hay que hacerlo en dos o tres idiomas. Cuando vieron el palacio, detrás del Teatro Real, se asombraron. Un enorme palacio neobarroco llenaba todo cuanto aquellos ojos podían admirar. “Este es el Palacio de Cecilio I -dijo Cecilia-. Es el más grande de Europa, de largo, además. Cecilio I vino a gobernar a Marsetilia por ser el pequeño de los hijos de Rafael VI, de Francia, su hermano reinó en su país natal. De allí fue que trajo este estilo que vemos. “Guau, cuanto tardaron en construirlo?” dijo un turista. 30 años, lastimosamente, el palacio se inauguró ya en tiempos de su hijo. Era un palacio monstruoso, gigantesco, cuyas sombras hubieran hecho que aquel Rey fuera un hombre altisimo. Cecilio I nunca vio terminado el palacio más grande de Europa, el suyo.

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s