¿Cuando? El 8. ¿Puede ser el 7 de octubre? No, el 8. ¿Y el 9? Que no, que el 8. Y vosotros diréis, ¿Pero cómo a a ser esto, el 8 de octubre, ahí, sin sentido ninguno como el que no quiere la cosa? Este post es para explicarlo.

El 8 es un número archidiocesano en la antigua sumeria

Y vosotros diréis: “¿En serio?” Totalmente. Además, en pos de que me conozcáis un poco más como autor, he de decir que siempre le he guardado un gran respeto a la civilización sumeria. Ellos fueron quienes inventaron la rueda. Sin rueda, no habría motos y, sin motos, no podrían traer pizzas, comida china, sushi, ni otros manjares que hacen que la globalización merezca la pena.

Según el arqueólogo gibraltareño Pacoli de Windsor, los sumerios decían que el ocho era un número “to flama in the truth” (palabras del propio Pacoli). Y si lo dice esa gente, yo lo digo también.

Se conmemora la frase de Hans Potòmak

El 8 de octubre es una fecha importante para mí. El 8 de octubre de 1780, según los historiadores, es cuando el austrohúngaro Hans Potòmak dijo su famosa frase: “quítale un hielo a esto y échale un chorrito más, anda”. En esta frase se condensa todo el pensamiento occidental. Por un lado “quítale un hielo”, donde el autor teoriza sobre la necesidad de tejer redes sociales entre los pueblos. Con esa frase, resume el principio de la Unión Europea y de la ONU de acercar a los pueblos, de “apartar la frialdad”, por así decirlo. Por otro lado, Potómak dice: “Y échale un chorrito más, anda”. De esta forma, el filósofo ahonda en la necesidad de lo puro. Si uno se pone a pensar en la rasca de Alaska que tenía que haber en el Imperio Austrohúngaro, se da cuenta de que el hielo servía de poco. Por eso, Potómak anuncia qué quiere: Un chorrito. La propia esencia, lo que aquello necesita verdaderamente. Para finalizar, obtenemos un “anda”. Con ese “anda” se anima vehementemente al supuesto camarero (no podemos decir si existió o no) a que ejerza el mandato. Raíz, por todo lo anterior (como decíamos), del pensamiento occidental contemporáneo.

Se ha cuadrao

En estos tiempos que corren, es importante que las cosas cuadren. Y a mí, me ha cuadrao el 8. Porque vamos a presentar unos relatos que nacen de lo azpilicueto para llegar a australopitiano. Ante esto, por la rombosidad de los elementos que rodean a la sociedad; así como de los hechos pictóricos que se anuncian en soportales oscuros, a mí, que soy yo (como mi propio nombre indica), me ha cuadrado que sea el 8, y no cualquier otro día.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s